*

Online

Histórico: la vacuna de Oxford se probó en humanos y está cerca de ser “la definitiva”

Lo aseveró un estudio realizado por el Instituto Jenner de esa casa de altos estudios y el Grupo de Vacunas. Según los científicos, se trata de una vacuna segura, efectiva y accesible. Todos los detalles

20 de Julio 2020
Histórico: la vacuna de Oxford se probó en humanos y está cerca de ser “la definitiva”

La pandemia global de coronavirus COVID-19 puso en jaque a las economías del planeta y a científicos a trabajar a contra reloj con el objetivo de crear una vacuna que permita combatir de forma eficiente al virus.

En ese contexto, un nuevo estudio reveló que la vacuna elaborada por la Universidad de Oxford contra el coronavirus produce una fuerte respuesta inmune.

Una vacuna experimental contra el coronavirus que es desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford fue segura y produjo una respuesta inmune en las primeras etapas de los ensayos clínicos, según datos publicados y reavivaron la esperanza de que podría estar en uso a fines de año.

Según un grupo de científicos del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford y el Grupo de Vacunas de Oxford dio el siguiente paso en el descubrimiento de una vacuna segura, efectiva y accesible contra el coronavirus.

La vacuna, llamada AZD1222, fue descripta por el jefe científico de la Organización Mundial de la Salud como el principal candidato en una carrera mundial para detener una pandemia que ya cobró más de 600.000 vidas.

Más de 150 posibles vacunas se encuentran en diversas etapas de desarrollo y horas atrás el fabricante de medicamentos estadounidense Pfizer y la empresa china CanSino Biologics también reportaron respuestas positivas para sus candidatos.

Los resultados

La vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford de Gran Bretaña no provocó ningún efecto secundario grave y suscitó respuestas inmunológicas de anticuerpos y células T, siendo la respuesta más fuerte la observada en las personas que recibieron dos dosis.

En ese sentido, los resultados de las fases I/II publicados en la revista científica The Lancet indican que no hay problemas tempranos de seguridad y que induce fuertes respuestas inmunes en ambas partes del sistema inmunológico.

El Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, cuyo gobierno ayudó a financiar el proyecto, aclamó los resultados como "una noticia muy positiva".

Sin embargo, los investigadores advirtieron que el proyecto está todavía en una etapa temprana.

"Todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra vacuna ayudará a gestionar la pandemia de COVID-19", remarcó la desarrolladora de la vacuna Sarah Gilbert.

"Todavía no sabemos cuán fuerte es la respuesta inmunológica que necesitamos provocar para proteger eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2", añadió y resaltó que los investigadores necesitan aprender más sobre COVID-19 y continuar con las pruebas de etapa tardía que ya comenzaron.

Las acciones de AstraZeneca subieron un 10%, pero luego renunciaron a la mayoría de esas ganancias, para cotizar un 1,2% más fuerte en el día.

El proceso

La vacuna provocó una respuesta de células T dentro de los 14 días posteriores a la vacunación (glóbulos blancos que pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2) y una respuesta de anticuerpos dentro de los primeros 28 días (los anticuerpos son capaces de neutralizar el virus para que no pueda infectar las células cuando lo contraen inicialmente).

Durante el estudio se detectaron anticuerpos neutralizantes en los participantes, que los investigadores señalaron como importantes para la protección, y estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, ya que el 100% de la sangre de los participantes tenía actividad neutralizante contra el coronavirus.

El siguiente paso en el estudio de la vacuna es confirmar que puede proteger eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2.

"Vimos la respuesta inmunológica más fuerte en los 10 participantes que recibieron dos dosis de la vacuna, lo que indica que esta podría ser una buena  estrategia para la vacunación", continúa el profesor Pollard.

Las pruebas de fase I/II del Reino Unido comenzaron en abril para probar la vacuna contra el coronavirus de Oxford ChAdOx1 nCoV-19.

Durante las pruebas de fase I/II, la vacuna fue evaluada en más de 1.000 voluntarios, adultos sanos de entre 18 y 55 años, en un ensayo aleatorio controlado.

Un subconjunto de estos voluntarios (10 personas) recibió dos dosis de la vacuna. Entre el 23 de abril de 2020 y el 21 de mayo de 2020, 1077 voluntarios recibieron la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 o una vacuna MenACWY placebo.

No hubo incidentes graves de salud relacionados con ChAdOx1 nCoV-19.

Los acuerdos

La Universidad de Oxford trabaja con la compañía biofarmacéutica global con sede en el Reino Unido AstraZeneca para el desarrollo, la fabricación a gran escala y la distribución potencial de la vacuna Covid-19, con planes para el desarrollo clínico y la producción global de la vacuna de Oxford.

El proyecto fue impulsado aún más gracias a 84 millones de libras provenientes de fondos gubernamentales para ayudar a acelerar el desarrollo de la vacuna.

"Nos alientan los datos provisionales de las fases I/II que muestran que AZD1222 fue capaz de generar una respuesta rápida de anticuerpos y células T contra el SARS-CoV-2”, remarcó Mene Pangalos, vicepresidenta ejecutiva de Investigación y Desarrollo de Biofármacos en AstraZeneca.

Si bien hay más trabajo por hacer, los datos de hoy incrementan nuestra confianza en que la vacuna funcionará y nos permite continuar nuestros planes para fabricar la vacuna a una escala para garantizar un acceso amplio y equitativo en todo el mundo", añadió

Por otro lado, Oxford y AstraZeneca colaboran con aliados clínicos en todo el mundo como parte de un programa global para probar la vacuna de Oxford.

El programa global está compuesto por un ensayo de fase III en los Estados Unidos con 30.000 pacientes, un estudio pediátrico, así como ensayos de fase III en países de ingresos medianos y bajos, incluyendo Brasil y Sudáfrica, que ya están en marcha.

AstraZeneca remarco que sigue con el firme compromiso de garantizar un acceso amplio y equitativo a la vacuna, en caso de que las pruebas clínicas en sus últimas etapas tengan éxito.

Hasta ahora, los compromisos para suministrar más de 2 mil millones de dosis de la vacuna se acordaron con el Reino Unido, Estados Unidos, la Alianza de Vacunas Inclusivas de Europa (IVA), la Coalición para la Innovación en la Preparación de Epidemias (CEPI), La Alianza de Vacunas Gavi y el Serum Institute de India.

En este contexto, el ministro de Negocios del Reino Unido, Alok Sharma, destacó que los resultados de hoy “son extremadamente alentadores, nos llevan un paso más cerca de encontrar una vacuna exitosa para proteger a millones en el Reino Unido y en todo el mundo”.

“Respaldada por una inversión gubernamental de 84 millones de libras para el desarrollo y la fabricación de la vacuna, la agilidad y la velocidad con la que la Universidad de Oxford trabajó es excepcional. Estoy muy orgulloso de lo que lograron hasta ahora.”

Por su parte, Kate Bingham, presidenta del grupo de trabajo Vaccine Taskforce del Reino Unido aseveró “el Reino Unido tiene la suerte de contar con destacados académicos que trabajan junto al equipo global altamente experimentado de AstraZeneca”.

“Esta alianza está trabajando a una velocidad excepcional para demostrar la seguridad y la eficacia clínica de la vacuna chadox en la protección de las personas contra la infección por COVID-19”, remarcó.

AstraZeneca firmó acuerdos con gobiernos de todo el mundo para suministrar la vacuna en caso de que resulte eficaz y obtenga la aprobación de las autoridades reguladoras. La compañía aseveró que no buscará obtener beneficios de la vacuna durante la pandemia.

Adrian Hill, el director del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, explicó que las primeras proyecciones de que un millón de dosis de la vacuna podrían ser hechas para septiembre podrían ser una subestimación, dependiendo de la rapidez con que se puedan completar las pruebas de la etapa tardía.

En ese sentido, desde el Insitituo Jenner subrayaron que aún es posible que la vacuna esté en uso a fines de año.

Los investigadores explicaron que la vacuna causaba efectos secundarios menores con más frecuencia que un grupo de control, pero algunos de ellos podrían reducirse tomando paracetamol.

La AZD1222 fue desarrollada por la Universidad de Oxford y licenciada a AstraZeneca, que la puso en ensayos a gran escala y en fase tardía para probar su eficacia. También firmó acuerdos para producir y suministrar más de 2 mil millones de dosis de la vacuna.

El nuevo ensayo incluyó a 1.077 adultos sanos de 18 a 55 años sin antecedentes de COVID-19.



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas