*

Online

El nuevo método para "imprimir" los respiradores de los hospitales: es barato y funciona

Cómo se generan las nuevas piezas de tres dimensiones que permiten tener suministros ante la escasez por el coronavirus.

20 de Marzo 2020
El nuevo método para "imprimir" los respiradores de los hospitales: es barato y funciona

La crisis ocasionada por el Covid-19 está saturando los hospitales del paneta. Los problemas de insuficiencia respiratoria son uno de los síntomas asociados con este virus. Por ello, están surgiendo iniciativas en todo el mundo para desarrollar sistemas de ventilación asequibles , como los que se plantean en el proyecto Open Source Ventilator. La idea de este proyecto, que nació a partir de Hackday, es crear un prototipo sencillo y económico de un Nasal cannula-based NIV (un elemento para asistir artificialmente en la respiración). Este sistema humedece el aire, lo mezcla con oxígeno y luego empuja una corriente constante hacia los pulmones de las personas.

La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por adición donde un objeto tridimensional es creado mediante la superposición de capas sucesivas de material.

Las impresoras 3D ofrecen a los desarrolladores de un producto la capacidad para imprimir partes y montajes hechos de diferentes materiales con diferentes propiedades físicas y mecánicas, a menudo con un simple proceso de ensamble. Las tecnologías avanzadas de impresión 3D pueden incluso ofrecer modelos que pueden servir como prototipos de producto.

 El proyeto busca todo tipo de colaboración de diseñadores, coders, ingenieros o médicos para generar un modelo que pueda servir para fabricar este dispositvo de manera masiva y económica. Ya existe un antecedente exitoso.

En el hospital de Chiari en Brescia (Italia) la lucha contra el coronavirus se veía en peligro porque no había más válvulas que utilizar en los respiradores, críticos para las UCI en las que estaban tratándose los pacientes más graves por la enfermedad.

El fabricante de estas válvulas no tenía suficiente tiempo para proporcionar válvulas de recambio. "¿Qué hacemos ahora?" se preguntaron los responsables del hospital. La respuesta llegó de una idea singular: acabaron contactando con un conocido representante de la comunidad maker en Italia, que logró activar un esfuerzo para llevar una impresora 3D al hospital. Horas después, como señala el diario italiano La Stampa, el diseño de la válvula original se había reproducido y era funcional: los respiradores podían seguir funcionando.

En España también se creo un proyecto de "makers" (personas dedicadas a la creación de estos objetos) enfocado en estos elementos llamado AIRE (Ayuda Innovadora a la Respiración)



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas