*

Online

A cada geek según su necesidad: en esta red social conviven un millón de comunidades

Comunidad de comunidades, Amino ya junta 1,5 millones de grupos que buscan su propio “espacio virtual” en internet. Por PABLO LABARTA - 06 de Febrero 2018
A cada geek según su necesidad: en esta red social conviven un millón de comunidades

Los foros fueron de los primeros ecosistemas sociales que nacieron con internet pero, también, de los únicos que sufrieron la llegada de las redes sociales. Obsoletos, en muchos casos se volvieron opciones de nicho o, directamente, pasaron a poblar el cementerio de la Internet. Amino Apps surgió con la idea de reinventar a esos foros online y volver a concentrar a las comunidades en torno a sus intereses.

“Si bien las principales redes sociales cubren una buena parte del perfil de las personas, hay una que falta. Facebook es para la familia y los amigos; LinkedIn, para el ámbito profesional y Twitter e Instagram son la vía de expresión diaria, pero los intereses y las pasiones no tienen el lugar que les corresponde”, explica a Infotechnology Max Sebela, el actual gerente general del mercado inglés de Amino Apps, quién viene de trabajar en la red social Tumblr.

El proyecto nació en 2011 de la mano de dos amigos, Ben Anderson y Yin Wang, ambos estudiantes de la Northeastern University. Geeks de alma, habían asistido a la popular convención Anime Boston, dedicada a la animación japonesa. Mientras que Anderson, un estudiante de Negocios, se sorprendió al ver a tantas personas disfrazadas, Wang --que estudiaba Ciencias de la Computación-- se sintió como en su casa. “Esta es mi gente,” dijo. Rodeado de 30.000 fanáticos del Anime, decidieron embarcarse en el desarrollo de una aplicación que simule la sensación de estar en evento temático, rodeado de otros que compartan los mismos gustos.

El camino de desarrollo tuvo algunos traspiés. Al principio crearon tres comunidades y cada una era una aplicación separada. En diciembre del 2011 apareció la primera, Pets Amino, dedicada a las mascotas. En marzo le siguieron Virtual Space y Anime. Cuando llegaron a 90, en 2016, se dieron cuenta que tenían que parar. “Intentamos cubrir todo, pero se transformó en un trabajo enorme. Entonces decidimos liberar las herramientas para que cualquiera pueda crear su propia comunidad y Amino pasó a ser una sola aplicación”, cuenta Sebela.

Hoy, la plataforma no solo cuenta con más de 1,5 millones de comunidades, sino que cada persona puede ser un usuario diferente en cada una. “Valoramos el anonimato porque las personas actúan distinto en diferentes círculos. No se comportan de la misma manera en un grupo dedicado a las series que a uno de la comunidad LGBTQ, donde se busca apoyo y se comparte una lucha por los derechos”, señala el gerente de Amino. Algo similar sucede con los idiomas: cada región tiene sus propias comunidades.

Las herramientas que sumó Amino la diferencian de un foro convencional. Algunas comunidades --por ejemplo, las de estudiantes-- usan mucho el chat asociado a la plataforma para hacer consultas puntuales. En otras, dedicada al arte, las imágenes toman la posta. “En todos los casos, intentamos brindarles herramientas útiles que fomenten el intercambio”, detalla Sebela.

 

¿Otro Reddit?

El concepto de las comunidades online de nicho no es nuevo. Reddit, “la home page de internet”, está por cumplir 13 años y tiene más de un millón de “subreddits”, pero el enfoque mobile-first de Amino fue lo que convenció a los inversores. En julio del 2014, recibieron una inversión semilla de US$ 1,65 millones de Union Square Venture, el mismo fondo que financió Twitter y Tumblr,  y luego realizaron dos rondas más, adquiriendo un total de US$ 27,4 millones.

Por ahora, Amino sigue planificando su modelo de negocios y se concentra en el crecimiento. Sus usuarios, de los cuales el 94 por ciento tiene entre 14 y 24 años, pasan un promedio de 70 minutos por día en la aplicación. El haberlos dejado autogestionar sus comunidades les permitió alcanzar estos números con solo 50 empleados trabajando en sus oficinas de Nueva York y Shanghai. Todavía persiguen el objetivo de que haya un espacio para cada serie, idioma, hobby, para cada interés. De ahí su nombre, creen que las comunidades son como los aminoácidos, pequeños bloques que juntos forman algo más grande.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas