*

Negocios

iPlan busca una respuesta del gobierno para dar telefonía móvil: "El mercado está más concentrado que antes"

Facturan US$ 1.520 millones en un mercado hiperconcentrado. Entrevista a los fundadores de la empresa que se gestó en Paris, se fondeó en Nueva York y nació en Buenos Aires. 

 

Por FEDÉRICO POORE - 11 de Abril 2018
iPlan busca una respuesta del gobierno para dar telefonía móvil: "El mercado está más concentrado que antes"

Una empresa de telecomunicaciones argentina que se gestó en París, se fondeó en Nueva York y nació en Buenos Aires. Un underdog que de la mano de sus tres socios fundadores se animó a competir contra empresas monopólicas en el corazón de las principales ciudades de la Argentina. 

INFOTECHNOLOGY habló con Pablo Saubidet y Daniel Nofal, dos de sus fundadores, en la sala de reuniones de Ringo DCI, un Data Center del tipo tier 3 con servicios de housing y virtualización ubicado en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios. Los fundadores de iPlan analizaronn la “ansiedad desmedida” por mayores inversiones y cierta ambigüedad de un gobierno promercado que, para decepción de algunos, todavía no reguló para permitir más competencia en el mercado telco.

En septiembre de 2016 se juntaron con el presidente Macri y anunciaron una inversión de $ 1.000 millones. ¿Cuál fue la respuesta del gobierno?

Pablo Soubidet (P.S.): La recepción fue muy buena. Creo que somos uno de los pocos casos de empresas que acompañaron al gobierno en sus anuncios con inversión real. En este contexto donde se habla de inversión extranjera los primeros que tenemos que dar el ejemplo somos los locales. 

Daniel Nofal (N.F.): Y ojo que cada vez que uno instala, también invierte. Gastamos US$ 1.500 en un cliente que se va recuperando. Eso es infraestructura telco que suma a la ciudad. Es de iPlan, pero es de la ciudad también porque si nos fundimos, le queda.

P.S.: Estamos convencidos de que una de las grandes oportunidades de desarrollo de la Argentina es convertirse en la capital de las industrias del conocimiento. Pero para eso necesita sí o sí dos cosas: una política educativa que alimente al principal activo, que es el capital humano, y una conectividad excelente. No existe ningún lugar del mundo desarrollado que no tenga un alto nivel de conectividad, y la Argentina tiene un nivel de conectividad malo, en fijo como en móvil. Lo que estamos haciendo, en fijo, es invirtiendo para lograr una mejor distribución de la fibra óptica.

P.S.: La otra pata es Mobile. Hace rato que pedimos que nos habiliten el acceso a licencias y frecuencias para hacer lo mismo que hicimos en el negocio de conectividad de empresas y, ahora, en el servici residencial de internet: ofrecer una propuesta mejor.

¿Cuál es el argumento del gobierno para no otorgarles una licencia?

D.N.: No es que haya un argumento en contra, sino que no hay una resolución a favor. Va con lentitud. De hecho ahora quedó una frecuencia libre por las distintas fusiones que se aprobaron y existe una charla sobre qué hacer con esa frecuencia. Hay una idea que circula sobre entregársela a cooperativas y Pyme. Nosotros presentamos un plan junto a otras cámaras diciendo ‘denos la frecuencia y vamos a compartirla y generar un operador nuevo’.

P.S.: Por ahora vemos que esto no resulta, y seguimos intentando. Obviamente son temas sensibles desde el punto de vista económico y político.

D.N.: Y también estamos explorando opciones tecnológicas. La frecuencia del LMDS, por ejemplo... Poner en uso frecuencias que originalmente no eran para esto y empezar a usarlas para Mobile.

¿Ustedes ven mayor competencia en el mercado de las telecomunicaciones?

D.N.: (Piensa) En un nivel más general, cuando un gobierno no es pronegocios les baja el valor a las empresas. Cuando se imponen ciertas medidas como no dejar repatriar dividendos, no dejar comprar dólares y otras cosas drásticas las empresas bajan de valor. La misma empresa, haciendo lo mismo, puede pasar a valer un tercio, un cuarto. Y eso desincentiva todo. En ese sentido, hay mucho más interés en la Argentina desde el cambio de gobierno. Pero en el caso puntual de telecomunicaciones...

P.S.: En las telecomunicaciones no solo no hay más competencia sino que hay menos, a partir de la fusión de Cablevisión y Telecom.

¿Hay algo más concreto que ustedes vean que esté contribuyendo a generar un clima de negocios proemprendedor?

D.N.: Los fondos de inversión extranjeros habían terminado por borrar a la Argentina del mapa. Hasta hace poco tenían bloqueado el +54 de la central telefónica, no sea cosa que llamen por error acá y terminen invirtiendo. Y ahora hay llamados reales de inversores. Pero hoy es una cuestión más de comunicación que de fondo: los fundamentals  no han cambiado enormemente. Pero pararse abrazado a (Nicolás) Maduro, sacándose fotos, para cierto tipo de inversores, era insecticida.

P.S.: No es una buena noticia que hayan cerrado el Ministerio de Comunicaciones. Si realmente se pensara a la Argentina como el centro de la innovación tecnológica, no es un buen mensaje haber hecho un downgrade administrativo, pasar de ministerio a secretaría.

D.N.: También esto de bajarle el presupuesto a Ciencia y Técnica... Son cosas que no son positivas.

P.S.: Claramente el interés de inversores extranjeros aumentó, pero es imposible que el cambio se dé de un día para el otro. Hubo una ansiedad desmedida. Los inversores son como pajaritos que se van acercando de a poquito porque tienen miedo. Pero diría que ya más de una categoría de inversores está interesándose en la Argentina, no solo los buitres. Va mejorando la escala zoológica. (risas). 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas