*

Negocios

Plazo fijo: tips para entender su funcionamiento

12 de Agosto 2019
Plazo fijo: tips para entender su funcionamiento

CONTENIDO ESPECIAL EXTERNO.

A lo largo de tu vida más de una vez habrás oído el término "plazo fijo". Tal vez haya sido de la boca de un conocido o familiar en una conversación casual, o quizás lo leíste en la página del home banking de la entidad bancaria en la que tenés abierta tu caja de ahorros.  Puede que te haya interesado, pero... ¿sabés qué es un plazo fijo?

En primera instancia, es bueno aclarar que hoy en día existen varias opciones de productos financieros para invertir nuestro dinero. Éstas ofrecen rentabilidad variable o asegurada a los inversores, dependiendo de por cuál optemos. Entre los productos financieros de los que podemos obtener una rentabilidad asegurada, se encuentra el plazo fijo.

Para responder de forma sintética qué es un plazo fijo, podemos afirmar lo siguiente: éste consiste en que el cliente haga entrega de una cierta cantidad de dinero a la entidad bancaria de la que es cliente, seleccionando la cantidad de tiempo que quiere "prestarle" ese dinero al banco, sabiendo que durante ese período no podrá disponer de ese dinero. A cambio, la entidad le reportará un interés que el usuario conocerá de antemano. Por lo tanto el cliente puede tener seguridad en cuánto será lo que ganará mediante esta operación en el tiempo estipulado por él mismo. Hoy en día existe un simulador plazo fijo para poder experimentar cómo sería concretar este modo de inversión. ¡Muy útil!

¿Qué características tiene un plazo fijo?

Como mencionamos anteriormente, un plazo fijo se constituye a partir del "préstamo" de dinero que un cliente decide hacerle al banco durante un cierto período de tiempo. A lo largo del plazo que el usuario elija, éste no podrá tocar su dinero y a cambio obtendrá un porcentaje en concepto de interés por parte de la entidad bancaria.

En cuanto al tiempo de inmovilidad del dinero, en Argentina existen distintos plazos ofertados por los bancos en relación a los plazos fijos. Éstos pueden contratarse por 30, 60, 120, 150, 180, 270 y 365 días, cada uno dando distinto porcentaje de interés: la regla general es a mayor plazo, mayor interés. El hecho de que exista esa oferta tan amplia de períodos de contratación implica un beneficio para los clientes, quienes cuentan con diversas opciones de inversión, de acuerdo a sus posibilidades. En otros países no existe esa variedad de plazos, ¡es para aprovechar!

En relación a las tasas de interés, es necesario diferenciar entre las TNA y TEA. La Tasa Nominal Anual (TNA) es la más utilizada por los clientes de las entidades bancarias para comparar las diferentes rentabilidades que ofrece cada uno de los productos bancarios, desde hipotecas, pasando por préstamos de dinero y llegando hasta los plazos fijos. La Tasa Efectiva Anual (TEA) es la tasa que los clientes pagarán si abren, por ejemplo, un préstamos o en el momento de cobrar si es que decidimos contratar un plazo fijo.

Ventajas de un plazo fijo

Los plazos fijos pueden concretarse desde la web, ingresando con tu clave y usuario al Home Banking de la entidad financiera de la que sos cliente, por lo que es sumamente fácil y accesible para todas las personas con cuentas bancarias. Por otra parte, se pueden contratar tanto en pesos argentinos, como en dólares, supliendo las necesidades de diferentes personas.

Además, cada persona puede optar por el monto que le resulte conveniente, siempre tomando en cuenta que el mínimo es de $1000 (pesos argentinos). Lo mismo sucede con el plazo de tiempo en el que se contratará el plazo fijo, con un mínimo de 30 días corridos. Todo esto podés hacerlo, como hemos mencionado, desde tu cuenta.

Administrar tu plazo fijo es algo sencillo de realizar. No solamente podés iniciarlo a través de la web, sino que podés hacer el seguimiento, retirar el dinero o renovarlo automáticamente, todo a través de la página del banco. No solamente eso, sino que con la existencia del simulador plazo fijo, podés optar por probar cuantas veces te resulte necesario cómo sería invertir de este modo, hasta que estés cómodo con el resultado y convencido de hacerlo, ¡una genialidad!

Ahora que tenés toda la información necesaria, podés considerar un plazo fijo como tu próxima forma de inversión.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas

Shopping