*

Entreprenerds

Vieron en las Pyme un nicho olvidado por los grandes y ahora facturan $ 60.000 M

El segmento de la gestión de las finanzas empresariales es uno de los más antiguos de la movida fintech local. Sus startups quieren llegar donde las grandes soluciones de gestión no llegan: las Pyme. Cuáles son sus apuestas en la región.

Por SEBASTIÁN DE TOMA - 08 de Enero 2018
Vieron en las Pyme un nicho olvidado por los grandes y ahora facturan $ 60.000 M

La consultora Gartner señala, en un informe de 2016, que para el año que está por comenzar 25 por ciento de los desarrollos de aplicaciones financieras en grandes empresas se realizarán en nubes públicas con un modelo de SaaS. Un gran negocio: para 2020, la inversión global en fintech (según publica Statista)alcanzará los US$46.000 millones. De ellos, al menos en América latina, un 13,2 por ciento corresponderá a startups del segmento Enterprise Financial Management o gestión de las finanzas empresariales, dado que ese es el porcentaje de empresas dedicadas al asunto, de acuerdo a un estudio realizado en conjunto por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Finnovista en 2016. Esto lo convierte en el tercer segmento fintech en la región.En la Argentina este porcentaje es levemente superior: 15 por ciento.

Los motivos para apostar a este segmento son varios. Según el BID, “la necesidad de elaborar estados financieros y perfiles crediticios para las Pyme, el permitir un mayor acceso de sus clientes a múltiples medios de pago y canales de distribución,el establecimiento de la facturación electrónica en numerosos países de la región, el cumplimiento de las normas fiscales y los costos elevados de los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés) tradicionales, son algunas de las motivaciones que han dado origen a soluciones y servicios de software (SaaS) para la gestión financiera de las empresas”. Más allá de lo antedicho, estas herramientas tienen también el potencial de fomentar la digitalización y formalización de las Pyme así como facilitar un mayor acceso a financiamiento.

El informe mencionado señala, además, que hay una facilidad adicional a la hora de invertir en este segmento: el 61 por ciento de los emprendedores consultados señaló que la regulación actual es satisfactoria o que no hace falta una regulación específica.

La Pyme como centro

El sector de la gestión de finanzas empresarias, a diferencia de los que tienen que ver de manera directa con los billetes, comenzó a crecer antes, de mano de la digitalización creciente del comienzo de esta década. Es por eso que algunos de los emprendimientos tienen, ya, un lustro de vida. Uno de los ejemplos es Colppy, que está dedicada a realizar gestión contable para las Pyme: nació en 2012 y el producto fue lanzado en 2013, cuando consiguieron los primeros 100 clientes. “Tenemos un software para administración y contabilidad online diseñado específicamente para cubrir las necesidades de las Pyme y los profesionales independientes”, indica Juan Ignacio Onetto,CEO de la compañía. “Si bien desde las empresas más grandes hasta el microemprendedor más pequeño saben identificar dónde está el negocio, las más chicas no suelen tener el conocimiento para calcular un flujo de caja o incluso facturar”, argumenta Onetto. “Hay que ayudar a la base más precaria de la pirámide, la que mueve más de la mitad del PBI de un país, además de lograr una digitalización y despapelización que trae aparejada la independencia física para cargarlos datos.”

Los números decrecimiento hablan del buen desempeño: crecieron 1.500 por ciento el primer año y hoy tienen 1.300 empresas pagando un fee mensual, detalla el CEO. La facturación de este año se ubica en US$1 millón y esperan duplicarla en 2018. Para el futuro mediato, más allá de las metas de crecimiento, buscan incorporar “Data Entry automático y detección de errores de carga con Machine Learning, que el sistema sugiera posibles desvíos e ingresos extraños”.

$ 40.600 MILLONES
La cifra de inversiones en el sector de cara a 2020.

La trayectoria de InvoiNet es aún más amplia: se inició en 2009 y el desarrollo tomó dos años. La idea apareció cuando, a partir de las distintas leyes sobre facturación electrónica que iban surgiendo en la región,sus fundadores notaron que iba a existir la necesidad de una plataforma que manejara el flujo de pagos y cobros para favorecer el financiamiento del sector Pyme. En la Argentina, la base está: más del 70 por ciento de la facturación se realiza de manera electrónica, y se espera que para 2020 esta cifra alcance el 95 por ciento a escala regional. Justamente, allí se apoya InvoiNet: se trata de un sistema de administración y financiamiento de facturas electrónicas que permite que emprendedores y Pyme puedan acceder a créditos por el monto de lo que facturan. “En la plataforma se trasaccionan US$ 2.000 millones por año solo en la Argentina con 100 empresas corporate y 81.000 Pyme, clientes o proveedores de las primeras”, cuenta su CEO, Pablo Sanucci.

En este sentido, sumado a la gestión de cobranzas y de proveedores, la plataforma ofrecerá a las Pyme la posibilidad de monetizar las cuentas a cobrar. “Cuando se apruebe la ley de Financiamiento Productivo las facturas electrónicas se van a transformar en un título ejecutivo de crédito”, explica Sanucci. ¿Qué quiere decir esto? Que las facturas de crédito electrónicas MiPymes aceptadas expresa o tácitamente podrán ser negociadas por el emisor en los mercados de capitales autorizados por la Comisión Nacional de Valores(CNV) o en las entidades financieras, sin que sea necesario la autorización por parte del comprador o locatario. “Las Pyme que son proveedores de grandes empresas no van a tener que esperar 90 días para disponer del dinero, y esto va a generar un impacto grande en el financiamiento porque las cuentas a cobrar son los activos fundamentales”, simplifica el cofundador de la empresa. Por esto, el próximo paso para Invoinet es generar un vehículo propio de lending, que ya tienen listo para operar cuando se apruebe la ley.

Otra empresa que pretende optimizar los flujos contables de las empresas de menor rango en la Argentina es Xubio. El emprendimiento, que nació en 2005,desarrolló una solución de gestión completamente en la nube que permite confeccionar facturas electrónicas así como tener una visión general de las finanzas de una empresa y de las cuentas a pagar. El crecimiento fue veloz: en dos años sumaron 1.000 clientes para llegar a 4.000.“Somos los más usados de la Argentina dentro de lo que es SaaS para Pyme”, afirma Fernando Arzuaga, CEO de la empresa, que considera que lo que los distingue es su modelo de negocio Freemium, “algo que no existe en el segmento B2B”.Hoy ya facturan $8millones, el triple que el año pasado. Y no ven posibilidades de chocar con los líderes del sector, como SAP, porque apuntan a empresas más grandes. “No hay chances de solaparnos. Los jugadores tradicionales tienen la disquisición de qué tan rápido migran hacia la nube; son los dueños del mercado pero una migración muy apurada puede canibalizar sus propios productos legacy, no pueden irtan rápido como los que nacimos en la nube.”

13,2 %
El porcentaje de empresas fintech en la región que pertenecen a este vertical.

La solución de Increase, otro emprendimiento del sector que fue acelerado por Wayra, parece sencilla: realizar el control de cobros de tarjetas de crédito, un dolor de cabeza en un país lleno de promociones y cuotas con y sin interés. “Un día estábamos tomando un café y vimos un artículo que decía que las empresas perdían 8 por ciento de sus ingresos por mala administración de tarjetas de crédito y ahí vimos una oportunidad”, relató su CEO, Sebastián Cadenas, a INFOTECHNOLOGY hace algunos meses, sobre los comienzos de la compañía en 2014. El modelo de negocios se orienta a las Pyme (el 80 por ciento de sus clientes) que no pueden pagar el desarrollo de un sistema ad hoc, o comprarle módulos a un proveedor extranjero. “Nos pagan un fee por la cantidad de terminales conectadas al sistema”, puntualizó Cadenas. Además, hay usuarios que juegan en otra liga, como la marca de ropa Las Pepas y la de zapatos y carteras Prüne, así como las multinacionales Latam y Shell. La llegada de este tipo de clientes implicó escalar la solución e invertir en sistemas para estar a la altura y soportarla demanda de recursos Cloud. Estiman que la facturación anual será, al terminar 2017, de $30 millones.

La frontera final

Todos los jugadores reseñados tienen la mirada puesta en el mercado regional, con distinto grado de avance. En InvoiNet, la operatoria regional está asentada. “Gestionamos transacciones por US$ 3.000 millones en América latina de 120.000 Pyme y 150 corporates”, detalla Sanucci, la cabeza de una compañía que cuenta con 60 personas del equipo, 12 de las cuales ya están afuera de la Argentina. Mientras, Colppy opera desde hace un año en Colombia y, de un total de 25 empleados, tiene cuatro allá. La pata estratégica para llegar al país cafetero fue el fondo colombiano Velum Ventures, que invirtió en la startup junto con MercadoLibre y Wayra. “Siempre tenemos en la cabeza cruzar los roles. Este mes el vendedor colombiano se ocupa del mercado argentino porque lo que cambia de país a país es la legislación y la idiosincrasia, por eso tratamos de tener una empresa compacta que pueda atender múltiples economías”, desarrolla Onetto, CEO de la compañía.

“En el roadmap están Chile, México y Brasil, pero hoy queremos hacernos fuertes donde estamos.” También Xubio llegó a la tierra del realismo mágico. “En América latina hay una gran necesidad que a la vez es un déficit: estar al día con los impuestos y las obligaciones impositivas exige más tiempo que en otros países y el software tradicional es complejo y caro. Por esto el 90 por ciento de las empresas usan Excel, ahí vemos una oportunidad.” De esta manera, este segmento de gestión de finanzas empresariales apunta donde no llegan las multinacionales. A la vez, aprovechan la posibilidad que les brinda la inmensa cantidad de datos que procesan todos los meses para saltar a otros sectores de la fintech, como el Lending. Una cosa queda clara: las fronteras entre los distintos conjuntos de fintechs son porosas y una misma empresa puede pivotear para conseguir maximizar sus ganancias.

JUGADORES CLAVE


Colppy
Xubio
Intiza
Increase
CaptarPagos
Facturatio
InvoiNet
Contagram
DeFacturas
Rapi
Factura



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Carlos Alvarado Reportar Responder

El Cronista debería, a mi humilde juicio, buscar que el lector en general entienda sus artículos que parecen escritos por licenciados a los que le gusta mostrar que manejan una jerga especial y el lector de a pié queda colgado. Eso es snobismo.

Pedro Iacobucci Reportar

Son snobs, y además brutos.

Notas Relacionadas