*

Entreprenerds

Estos argentinos empezaron con $0 y hoy facturan u$s 300.000 en medio de la crisis: qué venden

De qué se trata esta empresa de origen argentino.

Por PABLO LABARTA - 01 de Octubre 2019
Estos argentinos empezaron con $0 y hoy facturan u$s 300.000 en medio de la crisis: qué venden

Los datos, el software y cómo convertir la información en acciones que mejoren el rendimiento de una compañía son la prioridad de las empresas argentinas cuyo objetivo es crecer mientras les facilitar la vida a otros. Según publicó Gartner, el mercado global de la automatización de procesos creció un 63 por ciento el año pasado y esperan que la facturación alcance los US$ 1.300 millones en 2019.

Se trata del segmento que más rápido está creciendo en el mundo, porque a medida que la tecnología avanza, se automatiza una mayor parte del negocio. Una empresa local Chat-Tonic quiere abrirse paso en este mercado.

Atrás quedaron los enormes call centers donde decenas de jóvenes atendían los reclamos de los usuarios. A medida que la demanda de soporte a toda hora aumentó, el modelo teléfonico se volvió caro y las empresas no dudaron en acudir al software para llegar a más personas con menos. Chat Tonic es una empresa argentina que surgió en 2016, cuando tras múltiples experimentos Eduardo Orteu y su socio Sebastián Arena deciden migrar su empresa de aplicaciones móviles al desarrollo de chatbots, robots que chatean.

Eduardo Orteu, fundador de Chat Tonic

“Las apps tendían a caer, quedaban pocas cosas por hacer y el mercado estaba saturado”, explica Orteu. Comenzaron desarrollando un bot para WhatsApp con la temática del Mundial 2014 y como un hobby que se transforma en trabajo de tiempo completo, empezaron a aparecer los clientes. “Cuando hicimos el primer bot, la gente no entendía mucho qué pasaba, pero veíamos que lo usaban un montón. Con el tiempo ganamos más y más clientes. Hoy es el corazón del negocio”, señala el fundador.

“Automatizamos las interacciones humanas porque tiene sentido. Hay procesos que tienen un valor bajo para el usuario y no vale invertir tiempo de la gente ahí”, defiende Orteu. Hoy el usuario no espera una atención personalizada para todo, sino que busca resolver su problema en el menor tiempo posible. En estos casos, donde el usuario no valora hablar con una persona, sino el resultado de una consulta sencilla, los chatbots son una solución eficiente.

“El problema más común es la atención al cliente porque hay muchas consultas repetitivas que suelen ser de bajo valor y de baja complejidad. En estos casos el usuario valora más la atención 24x7 que hablar con una persona”, explica. Otros escenarios comunes incluyen el onboarding de clientes y la validación de información.

Chat Tonic automatiza estas interacciones usando una plataforma que desarrollaron ellos mismos sobre la cual montan distintas experiencias. “Dependiendo del problema, usamos distintos proveedores de Inteligencia Artificial. Los tres grandes, Google, Amazon y Facebook, tienen buenas herramientas, pero algunos se destacan más en ciertos campos. Por ejemplo, para imágenes preferimos usar Amazon o Google”, detalla Orteu.

Actualmente, sigue habiendo desafíos tecnológicos a la hora de crear chatbots. “En entendimiento del lenguaje tenemos herramientas mucho mejores que hace algunos años, pero todavía es incipiente. Hacer que un bot entienda el contexto es muy difícil”, señala el CEO. “Google Duplex, una plataforma que podemos considerar como referente en el segmento, funciona muy bien, pero solo para casos específicos. Desarrollaron casos de uso con mucha profundidad, pero son solo cuatro y son Google”, concluye.

Chat-Tonic en números

Fundación: 2016

Inversión: $ 0

Facturación anual (2018): US$ 350.000

Socios: 2



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Notas Relacionadas