*

Conexión Geek

Inventaron el “sifón Drago” israelí y los compró esta multi por US$ 3.200 M

La soda tiene su lugar en la mesa, pero el supermercado no es la única opción para conseguirla. Cómo conviene hacer soda en casa. 21 de Agosto 2018
Inventaron el “sifón Drago” israelí y los compró esta multi por US$ 3.200 M

Al igual que el vino, la soda tiene su lugar en la mesa de los argentinos. Por lo general, suele comprarse una botella de agua gasificada o un sifón de soda en el supermercado, pero también existen opciones para carbonatar el agua en casa.

La más clásica (y hoy retro) es usar un sifón Drago, un viejo “gadget” nacional que permite carbonatar agua usando un tubo de CO2 (dióxido de carbono). Para recargar los tubos hay que llevarlos a una ferretería o alguien que tenga los medios para cargarlos.

Ahora existe en el país un nuevo competidor. La empresa Soda Stream está vendiendo unas máquinas que hacen lo mismo, inyectan CO2 a presión en una botella de agua. Tienen a la venta dos modelos, el Kit Fizzi ($2.499) y el Kit Crystal $4.199. El primero es la versión básica que cuenta con una botella de plástico y el segundo, la premium que trae una botella de vidrio. Ambos pueden cargar botellas de 1 litro y medio litro.

Si bien el Sifón Drago apareció por primera vez en 1965, Soda Stream también tiene su historia. La empresa surgió en 1903, hace ya 115 años, y fue comprada por la compañía de soda israelí Soda-Club en 1998, que decidió adoptar un enfoque más saludable y en reducir el impacto ambiental. Ahora, justamente por esta razón, paso a ser parte del emporio PepsiCo.

La compañía que centra su negocio en las bebidas gaseosas pagará US$ 3.200 millones por Soda Stream, a razón de US$ 144 por acción, en efectivo. De esta manera, se cierra una serie de rumores que vienen desde hace años, con centro en una posible venta a PepsiCo o Coca-Cola. 

Si bien la empresa de las sodas quiso promocionar su producto para elaborar bebidas saborizadas caseras (y para eso vende jarabes), solo pudo hacerse fuerte en el segmento del agua gasificada.

Pero la pregunta importante es qué soda es más rica: la del sifón del supermercado, la del Drago o la de Soda Stream. Invitamos a distintos periodistas de El Cronista, Apertura, Infotechnology y Clase a probarla.

 

 

¿Cómo funciona?

Cada tubo de CO2 de SodaStream puede carbonatar hasta 60 litros de agua. Estos tubos cuestan $799, pero se recargan por $329 al llevarlos a un punto de venta. SodaStream sirve únicamente para carbonatar agua, la empresa informa que de lo contrario, el equipo podría dañarse. Estos vienen con una garantía de 2 años, con posibilidad de extenderla a 3.

Si se compara el equipo con los viejos sifones recargables Drago, el litro de soda es más caro, pero sigue siendo más barato que comprarla en el supermercado. Con SodaStream, el litro cuesta $5,40 más el costo del agua, con un Drago, $2,80 y en el supermercado oscila entre los $10 y $16. En ambos casos de necesita usar agua bien fría, para que el gas se disuelva más rápido. Pero mientras que con SodaStream la soda está lista para tomar en el momento, con el sifón Drago es necesario dejarla en la heladera durante media hora.

 



¿Te gustó la nota?

Notas Relacionadas